Se trata de resultados comerciales

Lo primero que debe considerar al emprender un proyecto de consultoría tradicional o de Internet, y la idea que debe permanecer en su mente durante el proyecto, es lograr los resultados que su cliente desea.

No sirve de nada dedicar horas de trabajo, solo para descubrir que los resultados no respondieron a los requisitos del cliente.

Hay pasos que puede seguir para asegurarse de que usted y su cliente permanezcan en el camino correcto en lo que respecta a los resultados, asegurando un cliente feliz y un proyecto exitoso.

Asegúrese al 100% del resultado requerido

Durante sus reuniones preliminares con sus clientes, asegúrese de cuál es el resultado deseado. Ya sea un aumento en la producción, una reducción de costos o el desarrollo de un nuevo proceso, defínalo con cuidado.

Luego, asegúrese de que esté incluido en su propuesta de consultoría y documentos de contrato.

La precisión importa

Tener en cuenta el objetivo final, el resultado deseado de su cliente, al planificar su metodología y enfoque es crucial.

Cada paso, método y técnica empleados deben ser lo más importante en su mente cuando elija su enfoque.

Esto evita tiempo y costos innecesarios para su cliente, reduce la posibilidad de no cumplir con la entrega y le hace la vida un poco más fácil.

Medir y evaluar

Cada proyecto que emprenda debe contar con un sistema de medición y evaluación. Discuta con su cliente cómo le gustaría que se midieran e informaran los resultados, y programe reuniones periódicas de progreso para discutir estos datos.

Los problemas con el proceso, que se resuelven antes y se solucionan, se pueden corregir. Prefiero resolver un problema que lidiar con un proyecto fallido, o peor aún, ¡un cliente insatisfecho!

Definir responsabilidades

Como consultor, su responsabilidad es entregar los resultados que su cliente requiere, sin embargo, todos los involucrados en el proceso tienen algún papel que desempeñar en el éxito del proyecto.

Asegúrese de que estos requisitos y responsabilidades se definan desde el principio y de que cada parte interesada sea consciente de su parte en el proyecto.

Esto puede ir desde proporcionar información específica hasta una participación activa, pero si las personas involucradas no son conscientes de su participación requerida, su proyecto está condenado al fracaso desde el primer día.

El equipo de consultores

Incluso si trabajas solo, cada proyecto estará formado por un equipo. Usted, el cliente, sus empleados y, a veces, incluso otros consultores o contratistas formarán este equipo.

Considere a este equipo como su grupo de apoyo, lo que le permitirá completar con éxito el proyecto. Asegúrese de que estén al tanto de cualquier problema, sus funciones y cualquier problema que pueda surgir.

Garantías de rendimiento

Puede parecer arriesgado garantizar la satisfacción, ¿qué pasa si el resultado requerido simplemente no se puede lograr?

Pues si consideras que una garantía de satisfacción no garantiza necesariamente que se logre el resultado, ¡solo que el cliente quedará satisfecho con el método con el que abordas el proyecto!

Muchos proyectos no necesariamente logran el resultado exacto que el cliente especificó, sin embargo, los proyectos exitosos son a menudo aquellos que le permiten al cliente lograr ese resultado en el futuro.

Nadie, por ejemplo, podría esperar un aumento significativo en las ganancias o en las tasas de producción dentro de un período de tiempo condensado. Sin embargo, proporcionar un método con el que lograr esos resultados en el futuro, y quizás mostrar un aumento positivo dentro de ese plazo, se consideraría un éxito.

Tus clientes notarán tu dedicación, nivel de trabajo y ética, y en general, ¡la satisfacción y el pago se basan en ellos! Como con cualquier cosa en la vida, lo que pones, lo sacas.

Deja un comentario