La informática ha evolucionado mucho en los últimos años al mismo ritmo que la tecnología o incluso más. Si echamos la vista atrás, y no hace falta que lo hagamos muchos años, nos daremos cuenta que hace 3 decadas ni siquiera llevabamos cada uno un teléfono móvil, que poco menos que nos parecía aquello tecnología aeroespacial casi. Y sin embargo ahora, nos parece impensable desprendernos de él. Hace 30 años ni siquiera nos conectabamos a Internet y si lo hacíamos era a través de aquellos modems que se conectaban a través de la línea teléfonica a velocidad exasperante. Ni siquiera existía Google (1998) por aquel entonces y ahora parece que siempre estuvo ahí.

En todo este tiempo han aparecido términos tecnológicos que han pasado del concepto etereo a formar parte de nuestra léxico diario. Quien no ha oído hablar ya de cookies, de software libre, de virus informáticos, de navegar por la red, de Troyanos, de monedas virtuales, o incluso de la famosa nube.

En todo este tiempo las empresas también han evolucionado con la tecnología. Pasaron de empezar a usar aplicaciones de escritorio a aplicaciones distribuidas. De las aplicaciones para un solo ordenador pasaron al entorno cliente servidor, donde un ordenador en la oficina hacía de servidor y el resto se conectaban a él a través de aplicaciones clientes. Después pasaron a llevar sus servidores al datacenter, más seguro, más potente, mejor conectividad y menos posibilidades de caídas fortuítas, de algún modo se protegían nuestros datos. Y de repente aparece la nube.

¿y qué es la nube basicamente?

Pues algo tan sencillo como una red de servidores que ofrecen servicios y aplicaciones a través de la red ofrecidos normalmente por un tercero.

¿Y cuáles son las ventajas de la nube?

Pues infinitas, y pasaremos a citar unas cuantas:

  • Independencia del hardware. El hardware ha dejado de ser un problema para las empresas. Ya no tienen que adquirir costoso hardware que se queda obsoleto a los cinco años de haberlo comprado y que no sirve para otra cosa que para donarlo a una ONG cuando termina su ciclo de vida.
  • Personal no cualificado. Muchas empresas han visto que adquiriendo servicios en la nube dejan de precisar personal especializado en la tecnología dado que la tecnología pasa a correr de la cuenta de la empresa que nos vende los servicios.
  • Accesibilidad y seguridad. Los servicios ofrecidos en la nube son mucho más accesibles, estables, rápidos, etc… que los soportados por nosotros mismos. Pasamos a ocuparnos solo de nuestro negocio dejando la tecnología para los que la comprenden.
    Disminución de costes. Pues si…aunque pareciera lo contrario, a la larga el uso de la nube supone una reducción de costes en las empresas. Sin embargo, ese coste se mantiene a lo largo de la vida de la empresa convirtiéndose en un coste fijo.

La nube es una red de servidores que ofrecen servicios y aplicaciones a través de la red ofrecidos normalmente por un tercero. Su utilización supone un ahorro de costes para las empresas, además de facilitar la accesibilidad y liberarnos de la necesidad de personal cualificado, que dependerá ya de la empresa que nos vende los servicios.

¿Y las desventajas?

No todo son ventajas claro, también hay que tener claro a que nos enfrentamos.

  • Dependencia. Lo que podría ser hasta ahora una ventaja, se convierte en desventaja si dependemos del proveedor de servicios para nuestro trabajo. ¿Solución? como siempre pensar en el plan B antes de contratar el A.
  • Riesgo. Nuestros datos ya no son nuestros. El uso de programas de contabilidad o de gestión de clientes en la nube, por poner un ejemplo, supone que nuestros datos contables o los de nuestros clientes pasan a estar en la base de datos de un servidor que no es nuestro. ¿Te fias? Muchas empresas no.
  • Paciencia. La que debes tener cuando uses aplicaciones distribuidas en la nube. Tus incidencias serán también las incidencias de otros y tardarán en resolverse lo que tarden en resolverse las de los que las pusieron antes que tu, si es que algún día se resuelven las tuyas….

En definitiva hay que saber sumarse a las ventajas que tiene la nube pero si tu negocio es crítico siempre puedes desarrollar tus propias aplicaciones, o dejarnos a los que sabemos que te las desarrollemos y usar solo los servicios que la nube te ofrece para ponerlas a disposición de tus empleados. Y en todo este proceso te podemos ayudar.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies