Todavía puedes bajar tu factura fiscal para la declaración de la Renta, lo importante es actuar antes del 31 de diciembre, y siempre teniendo en cuenta la Comunidad Autónoma en la que residas:

1. Aportaciones realizadas para la adquisición de la vivienda habitual

Si compraste tu vivienda antes del 01/01/2013 y sigues pagando hipoteca, puedes deducirte un 15% de lo pagado con un límite de hasta 9.040 euros, (sumando el capital más los intereses). También puedes incluir los seguros obligados por el banco para la concesión de la hipoteca.

2. Si eres arrendatario de una vivienda

Recuerda que los jóvenes menores de 36 años suelen tener ventajas a través de la deducción por alquiler.

3. Si eres arrendador

Si estás en el otro lado y eres el arrendador, puedes considerar como gastos deducibles los siguientes: servicios, asesoría jurídica, seguros, tributos, amortización del inmueble, amortización del mobiliario, reparaciones, intereses del préstamo para la adquisición de la vivienda…

4. Donativos a entidades sin ánimo de lucro y religiosas

La deducción es de un 75 % en los primeros 150 euros y un 30 % más para el resto de la donación (en el caso de donativos recurrentes llegaría a un 35 %).

5. Aportaciones a planes de pensiones

Con ellos puedes rebajar directamente de tu base imponible hasta 8.000 euros al año. Además, puedes ampliar la rebaja fiscal aportando 2.500 euros más al plan de tu cónyuge, siempre y cuando tu cónyuge obtenga rendimientos del trabajo o actividades económicas que no superen los 8.000 euros.

No obstante, recuerda, que la tributación se produce al cobro y es muy importante elegir bien el momento del rescate.

6. Otros conceptos deducibles

Hay otros conceptos deducibles que comprenden una tipología de gastos bastante extensa, desde adquisición de acciones de sociedades en constitución hasta los gastos de material escolar y libros de texto.

No obstante, recuerda, que la tributación se produce al cobro y es muy importante elegir bien el momento del rescate.

Por último, si eres mayor de 65 años y decides vender tu vivienda habitual, la ganancia que obtengas quedará libre de impuestos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies